viernes, 6 de enero de 2012

El Cuarto Rey Mago

Adjunto una hermosa película sobre el Cuarto Rey Mago, basada en un cuento de Henry Van Dyke ( 10/11  de Noviembre de 1852)  publicado en 1896.  En este relata se cuenta la historia de Artabán (la gloria de Arta en persa, Arta antigua ciudad griega) quien no puede llegar a la cita del nacimiento con los otros tres. Desde la perspectiva junguiana, los tres Reyes Magos simbolizarían la estructura de la Conciencia, con la función principal y las dos auxiliares.
En un astrólogo el conocimiento de los astros (Pensamiento) la percepción del cielo (sensación) y las múltiples posibilidades suscitadas por estas observaciones  (intuición) luego teorizadas. La  cuarta función inconsciente, en este caso el sentimiento, es la  que completa la trinidad consciente, símbolo  tradicional de la estructura de la conciencia. La compasión  y la entrega que muestra este Cuarto Rey del relato parecería mostrarnos a los astrólogos la cuarta función reprimida junguiana, en este caso el sentimiento, opuesta a la del pensamiento, la cual en su avidez de conocer puede olvidarse del ser humano y sólo interesarse en las relaciones teóricas existentes detrás de los hechos. Aunque, desde la misma perspectiva podríamos observar  que los tres Reyes Magos ( en realidad Magos de Oriente, Mateo 2,1-12) viene  a rendirle honores a la nueva función naciente (Jesús) que tanto en los mitos como en los sueños aparece como un niño, representando el incipiente desarrollo de la función reprimida. El único mandamiento que agrega el rabino Jesús a la antigua tradición es "Amarás a tu prójimo como a tí mismo" ( Mateo 22,37-39; representando la función de sentimiento extravertida reprimida en la cultura ( En la introvertida el amor estaba dirigido a Yahvé). La Cuarta función es la puerta de entrada del arquetipo del Sí- Mismo o de la Totalidad uno de cuyos símbolos, para Jung, es Cristo como lo desarrollara en Aión (1951). La película lo muestra hacia el final en el breve encuentro entre Aldarión y Cristo (adulto y crucificado). Que la disfruten


 Adenda: Cuando estaba escribiendo esta pequeña nota olvidé agregar un detalle que me resulta interesante. Como hace notar Jerry  Brignone (http://www.jbrignone.com.ar/diadelastrologo.html) la adopción del 6 de Enero como día del Astrólogo es de reciente data y fue propuesta por el astrólogo búlgaro (residente en Montevideo) Boris Cristoff., a diferencia de la comunidad no-hispano parlante que lo hace el 21 de Marzo. Indagando (más allá de la interpretación simbólica dada más arriba gracias a la polisemia del símbolo) Pude observar que Cristoff (22/9/1925, Sofía, Bulgaria, 9,08 GMT, dato extraído de su propia web http://www.boriscristoff.com.uy/cristoff.htm) es nieto de un sacerdote ortodoxo, y concurrió a una escuela religiosa en el nivel inicial. Con lo cual la integración de ambas posturas contrarias: la Astrología y el Cristianismo con su ya conocida postura en contra de nuestra magna disciplina, no es algo dado sino que buscará alguna forma de conciliación. (1) En su tema natal se ve reflejado. Tiene a Leo en casa IX  y Neptuno (regente de IV, hogar-familia) allí, la identificación de Neptuno-Piscis con el Cristianismo ya fue estudiada ampliamente (coincidencia del inicio de la Era de Piscis junto con el surgimiento del Cristianismo). Aquí marca la influencia familiar (Neptuno regente de IV) en sus creencias. Pero el Sol (regente de la Casa) se halla en Casa XI en  Virgo en oposición a Urano (Casa V en Piscis). Su vocación astrológica (V) como búsqueda de una nueva cosmovisión ( Sol regente de IX) estaba allí.. Pero Urano está dispositado por Neptuno ( IX) con lo cual la necesidad de integrar lo vocacional con lo recibido es muy fuerte, pudiendo incluso lo original interferir.  De allí que podamos aventurar que una salida para la integración halla sido la mediación de la Luna (Escorpio XII) en trígono a Urano,  de allí el interés por la Parapsicología, disciplina que media entre lo oculto (Luna en XII, Escorpio, co-regente de VIII, sextil Mercurio, regente de VIII, y trígono y disposición mutua con Plutón en Cáncer en VIII) y  lo científico (Sol en Virgo).  Dada esta relación Sol-Luna como mediadora para poder integrar a Urano (la Astrología) liberándola de la tutela de su formación cristiana (Piscis, regente Neptuno en IX) es interesante tomar el Parte de la Fortuna que los relaciona junto al Ascendente (su yo) integrándolas: se encuentra en el grado 15º 17' de Capricornio, el grado por el cual pasa el Sol el 6 de Enero, en la festividad católica de Reyes (la Navidad Ortodoxa). Allí también se encuentra su Punto Medio Venus-Urano (15º22'), con lo cual aúna su amor a la Astrología (PM Venus Urano) con la Fiesta Cristiana(Parte de la Fortuna). Como este tensión entre Cristianismo y Astrología y luego trasladada a la hija del Cristianismo, la Ciencia Occidental no es sólo propiedad del astrólogo búlgaro, es entendible que su propuesta haya sido aceptada, dada la necesidad de los astrólogos de ser nuevamente incluídos en la Conciencia Colectiva, luego de su expulsión de la Universidad en 1666 por el el defensor del Catolicismo Luis XIV, a través de su ministro Colbert a la par que creaba la Academia de Ciencias, quedando la Astrología relegada a superchería. Los países hispano-parlantes ligados al Catolicismo fueron los que sufrieron más esta escisión. En cambio, los ligados a la primitiva alianza entre Protestantismo y  Magia Renacentista (Incluyendo Astrología, Cábala y Alquimia expresados en los Manifiestos Rosacruces), modelos que se enfrentaron justamente en la guerra de los 30 años (1618-1648) conservaron la independencia del saber simbólico de la religión y en forma de conocimiento oculto en sectas (Masonería-Rosacrucismo) sobrevivieran hasta su resurgimiento en el siglo XIX. Por lo tanto es comprensible que estos países no sientan esta necesidad de integrarse al simbolismo cristiano, manteniendo el más coherente astrológico del equinoccio de Primavera (hemisferio Norte) simbolizado por el punto Aries, como señala Jerry Brignone en su artículo.
    Sin embargo algo curioso surge si tomamos en cuenta los llamado símbolos sabianos introducidos por Marc Edmund Jones y modificados en parte por su discípulo Dane Rudhyar. (ambos anglo parlantes, aunque Rudhyar es francés de nacimiento) En "Astrología de la Personalidad "(!936)  el grado 15 de Capricornio es representado por: "Un hospital de niños. Juguetes por todos lados, a disposición de aquéllos" (pag. 326 edición en castellano de Ed. Kier) Rudhyar es su libro la interpreta como "Preocupación por imprimir imágenes tradicionales en el espíritu de la nueva generación. La atención que debe darse a aquellos de los que se es responsable."
     Pero como podemos apreciar es una imagen muy cercana a la festividad católica y que se conjuga con la típica función inferior de sentimiento de la cultura europea(no latina) -norteamericana,  los niños en el hospital, denotan esta función y la necesidad de cura e integración (Hospital) simbolizando el traslado de energía psíquica o libido (juguetes) por parte de la funciones superiores (Hospital) a la inferior (niños).  Este caso excepcional nos muestra una pequeña comunicación entre ambas posturas, donde la imagen de los Magos está reemplazada por la del Hospital. Esta imagen, sin embargo, en que muestra un estado de mayor indiferenciación de la función de sentimiento (niños) y de la necesidad de su cuidado y cura (Hospital), cuyos efectos en la vida actual desafectivizada y egoísta son evidentes.  La tradicional bíblica nos muestra el nacimiento de una nueva función vinculando la conciencia (Magos) con el Sí Mismo naciente (Jesús)El simbolo sabiano astrológico los liga a ambos, como de otra forma aparecía en Cristoff.


(1) Quizás la primera forma de conciliarlos fuese su estudio, como recalca en su página, a través de los escritos del rosacruz Max Heindel que concilia a ambos: Astrología y Cristianismo.

2 comentarios:

Ana María dijo...

Fantástico gracias por este artículo
muy bien explicado
Carro de Triunfo

KIKA MAE dijo...

MUY bueno!!! Gracias por compartir.