martes, 6 de enero de 2015

A Propósito de las Fechas 6 de Enero o 21 de Marzo como día del Astrólogo


  





Esta pequeño artículo  lo publiqué  como nota adicional en mi biografía de Facebook en el 2012, como sigue vigente, le doy un espacio aquí en el blog.  Le acabo de agregar una adenda para tratar de cerrar la pólemica y comprender con mayor profundidad el significado .
 Cuando estaba escribiendo la reseña  para la película el Cuarto Mago olvidé agregar un detalle que me resulta interesante. Al hacerlo muchos ya habían ido al blog así que no lo leyeron por esta razón lo agrego como nota aquí. Como hace notar Jerry  Brignone (http://www.jbrignone.com.ar/diadelastrologo.html) la adopción del 6 de Enero como día del Astrólogo es de reciente data y fue propuesta por el astrólogo búlgaro (residente en Montevideo) Boris Cristoff., a diferencia de la comunidad no-hispano parlante que lo hace el 21 de Marzo. Indagando (más allá de la interpretación simbólica dada más arriba gracias a la polisemia del símbolo) Pude observar que Cristoff (22/9/1925, Sofía, Bulgaria, 9,08 GMT, dato extraído de su propia web http://www.boriscristoff.com.uy/cristoff.htm) es nieto de un sacerdote ortodoxo, y concurrió a una escuela religiosa en el nivel inicial.
Con lo cual la integración de ambas posturas contrarias: la Astrología y el Cristianismo con su ya conocida postura en contra de nuestra magna disciplina, no es algo dado sino que buscará alguna forma de conciliación. (1) En su tema natal se ve reflejado. Tiene a Leo en casa IX  y Neptuno (regente de IV, hogar-familia) allí, la identificación de Neptuno-Piscis con el Cristianismo ya fue estudiada ampliamente (coincidencia del inicio de la Era de Piscis junto con el surgimiento del Cristianismo). Aquí marca la influencia familiar (Neptuno regente de IV) en sus creencias. Pero el Sol (regente de la Casa) se halla en Casa XI en  Virgo en oposición a Urano (Casa V en Piscis). Su vocación astrológica (V) como búsqueda de una nueva cosmovisión ( Sol regente de IX) estaba allí.. Pero Urano está dispositado por Neptuno ( IX) con lo cual la necesidad de integrar lo vocacional con lo recibido es muy fuerte, pudiendo incluso lo original interferir.  De allí que podamos aventurar que una salida para la integración halla sido la mediación de la Luna (Escorpio XII) en trígono a Urano,  de allí el interés por la Parapsicología, disciplina que media entre lo oculto (Luna en XII, Escorpio, co-regente de VIII, sextil Mercurio, regente de VIII, y trígono y disposición mutua con Plutón en Cáncer en VIII) y  lo científico (Sol en Virgo).  Dada esta relación Sol-Luna como mediadora para poder integrar a Urano (la Astrología) liberándola de la tutela de su formación cristiana (Piscis, regente Neptuno en IX) es interesante tomar el Parte de la Fortuna que los relaciona junto al Ascendente (su yo) integrándolas: se encuentra en el grado 15º 17' de Capricornio, el grado por el cual pasa el Sol el 6 de Enero, en la festividad católica de Reyes (la Navidad Ortodoxa). Allí también se encuentra su Punto Medio Venus-Urano (15º22'), con lo cual aúna su amor a la Astrología (PM Venus Urano) con la Fiesta Cristiana(Parte de la Fortuna). Como este tensión entre Cristianismo y Astrología y luego trasladada a la hija del Cristianismo, la Ciencia Occidental no es sólo propiedad del astrólogo búlgaro, es entendible que su propuesta haya sido aceptada, dada la necesidad de los astrólogos de ser nuevamente incluídos en la Conciencia Colectiva, luego de su expulsión de la Universidad en 1666 por el el defensor del Catolicismo Luis XIV, a través de su ministro Colbert a la par que creaba la Academia de Ciencias, quedando la Astrología relegada a superchería. Los países hispano-parlantes ligados al Catolicismo fueron los que sufrieron más esta escisión. En cambio, los ligados a la primitiva alianza entre Protestantismo y  Magia Renacentista (Incluyendo Astrología, Cábala y Alquimia expresados en los Manifiestos Rosacruces), modelos que se enfrentaron justamente en la guerra de los 30 años (1618-1648) conservaron la independencia del saber simbólico de la religión y en forma de conocimiento oculto en sectas (Masonería-Rosacrucismo) sobrevivieran hasta su resurgimiento en el siglo XIX. Por lo tanto es comprensible que estos países no sientan esta necesidad de integrarse al simbolismo cristiano, manteniendo el más coherente astrológico del equinoccio de Primavera (hemisferio Norte) simbolizado por el punto Aries, como señala Jerry Brignone en su artículo.
    Sin embargo algo curioso surge si tomamos en cuenta los llamado símbolos sabianos introducidos por Marc Edmund Jones y modificados en parte por su discípulo Dane Rudhyar. (ambos anglo parlantes, aunque Rudhyar es francés de nacimiento) En "Astrología de la Personalidad "(!936)  el grado 15 de Capricornio es representado por: "Un hospital de niños. Juguetes por todos lados, a disposición de aquéllos" (pag. 326 edición en castellano de Ed. Kier) Rudhyar en su libro la interpreta como "Preocupación por imprimir imágenes tradicionales en el espíritu de la nueva generación. La atención que debe darse a aquellos de los que se es responsable."
  Pero como podemos apreciar es una imagen muy cercana a la festividad católica y que se conjuga con la típica función inferior de sentimiento de la cultura europea(no latina) -norteamericana,  los niños en el hospital, denotan esta función y la necesidad de cura e integración (Hospital) simbolizando el traslado de energía psíquica o libido (juguetes) por parte de la funciones superiores (Hospital) a la inferior (niños).  Este caso excepcional nos muestra una pequeña comunicación entre ambas posturas, donde la imagen de los Magos está reemplazada por la del Hospital. Esta imagen, sin embargo, en que muestra un estado de mayor indiferenciación de la función de sentimiento (niños) y de la necesidad de su cuidado y cura (Hospital), cuyos efectos en la vida actual desafectivizada y egoísta son evidentes.  La tradicional bíblica nos muestra el nacimiento de una nueva función vinculando la conciencia (Magos) con el Sí Mismo naciente (Jesús)El simbolo sabiano astrológico los liga a ambos, como de otra forma aparecía en Cristoff.

   Faltaría, más allá de las convicciones de Cristoff, por qué entre los astrólogos del mundo católico la fecha del 6 de Enero, pese a todos los argumentos, más propios astrológicos convincentes de que corresponden mucho más la del Equinoccio de Primavera (en el Hemisferio Norte) se sigue festejando el día de Reyes. Voy a transcribir el comentario de un colega que me hizo con respecto al artículo cuando lo publiqué hace unos años que resumiría la actitud subyacente en esta elección:

Las razones que expones para celebrar el 21 de marzo y no el 6 de enero son lógicas, razonables y contundentes. Lo acepto. El 6 de enero sólo tiene sentido en comunidades de cultura católica, y no en todas, pues no todas celebran el 6 de enero con regalos para todo el mundo. Es verdad. Pero... qué quieres que te diga... para mí y para muchos de nosotros, por razones puramente emocionales, es un día muy especial.
Que oficialmente se declara como más lógico el 21 de marzo... pues vale. Totalmente de acuerdo. A fin de cuentas ésta es una cuestión que afecta sólo a un colectivo tan minoritario como el nuestro. El de los astrólogos. Pero permíteme que yo, y muchos otros, tengamos también el día 6 como un día especial. Aunque sólo sea para nosotros. Que es infantil... Sí. Lo admito. Pero... así somos.  je je.
Un abrazo, compañero.

   Citando a Pascal y su famosa frase:  "Hay razones del corazón que la razón no entiende" . Propio de un Sol en Géminis y una Luna en Piscis como tenía el filósofo y matemático , deberíamos parafrasearla como "hay razones de la conciencia (Sol como símbolo y no del corazón como en la tradición) que la emoción infantil (Luna) no entiende.
    Como  psicoterapeuta junguiano,  no adopto la postura de que lo infantil sea necesariamente contrario a la metas de la vida adulta, por el contrario es muchas veces ese niño interior, símbolo del Sí Mismo el que quiere manifestarse. Voy a tomar el concepto, sin embargo de otro psicoanalista Winnicott, el del objeto transicional, el juguete que permite la separación entre la madre y el niño, en forma simplificada, mitigando la angustia y logrando en forma paulatina el pasaje hacia el mundo real.  El juguete recibido ya sea por  los Reyes Magos, o por Papa Noel,  si lo miramos desde esta perspectiva, continúa ese pasaje del niño a su inserción en el mundo cultural Aunque luego sepamos de dónde provienen esos regalos, el impacto de una figura que no sean los padres es el primer contacto con lo Trascendente, con una instancia superior a la autoridad paterna.materna.  En el viaje de regreso, o sea el mítico viaje de la conciencia hacia sus orígenes en la matriz materna del Inconsciente Colectivo, también necesitamos esos objetos transcicionales que nos permitan entrar en esa matriz sin perdernos en sus complejidades. 
  
      Jung, por ejemplo, en su crisis de mitad de vida y aún con la contención de la figura materna de Toni Wolf quien lo sostenía, pasaba largas horas jugando con piedras, construyendo ciudades como cuando era un niño (ante el estupor de todos). Luego, cuando muere su madre, comienza la construcción de su Torre en Böllingen con sus propias manos.  Si miramos desde esta perspectiva el comentario de nuestro colega, la Astrología para casi todos nosotros ha sido ese regalo inesperado, en esa búsqueda de llenar el vacío por la sobreadaptación a la exigente vida externa (Máscara junguiana) y la abrazamos y nos trajo esa reminiscencia de la primera vivencia de lo Trascendente con la venida de los Reyes Magos. La Astrología es el mejor regalo, para nuestra comunidad,  que los Reyes Solares le traen al niño-espíritu que mora en nuestro corazón y que quiere surgir  pese  a todas las resistencias de la Máscara y ha sido y será el Hilo de Ariadna, para poder entrar en el Laberinto del Inconsciente Colectivo sin extraviarnos y poder regresar con todos sus  regalos y tesoros. Festejemos ambas fechas entonces.

(1) Quizás la primera forma de conciliarlos fuese su estudio, como recalca en su página, a través de los escritos del rosacruz Max Heindel que concilia a ambos: Astrología y Cristianismo.

No hay comentarios: