domingo, 18 de noviembre de 2012

LA Revolución Copernicana y los Puntos Galácticos (última parte)



La Nueva Perspectiva en el Período de Sagitario

                                                                             Considerando  la revolución copernicana como un cambio en el pensamiento astronómico podríamos, siguiendo a Kuhn, considerar que con los últimos aportes de Kepler en primer lugar y Brahe y Galileo en el segundo concluiría aquí, pero como ya se esboza en Galileo con el incipiente mecanicismo, los cambios no sólo alcanzaron a la perspectiva astronómica, sino también física, religiosa y filosófica e incluso política.


    La extensión del tema sólo permitirá hacer un pequeño esbozo para mostrar la línea de continuidad observada hasta el momento con los puntos galácticos

    Con Galileo comienza la unión de la física y la astronomía que llevará finalmente con Newton, a que la primera se transforme en la ciencia superior destronando a la metafísica, reflejando otro aspecto del espíritu de la época Sagitario en X, donde lo metafísico significativo cae en aras de lo físico-cuantitativo.

    Con Galileo se inicia el reemplazo del concepto de causalidad aristotélico reemplazando la causa constante, por lo cual se debía recurrir a la causa metafísica tal como el primer motor inmóvil, por el principio de inercia que Descartes llevará a su completud, a los que se sumará el reemplazo de los cuatro elementos por la teoría atomística, ya enunciada en Bruno. Descartes expondrá su nuevo universo corpuscular en sus Principios de Filosofía de 1644. Su idea aunque errónea dominará la ciencia durante los casi cincuenta años que siguieron.[1].
    Se produce un cambio que muestra el principio de aceptación de las nuevas ideas conformándose una nueva ortodoxia, producto de la alianza entre el mecanicismo y el catolicismo, liderados por el padre Mersenne protector e impulsor de Descartes y de esta nueva línea, para combatir al enemigo común el pensamiento renacentista panteísta y animista del período anterior Escorpio.  El punto de vista galáctico  lo refleja dado que el ASP(4º19’ Sagitario, 1644) hace un aspecto de 18º, serie quintil, al CG (22º54’, orbe 35’)

    Al caer las esferas cristalinas, reemplazadas por las elipses keplerianas de movimiento no uniforme, la pregunta surgida era como se movían y qué la sostenían. Kepler dio una primera respuesta con su “anima motrix” surgida desde el sol, como una fuerza magnética inspirándose en el magnetismo de Gilbert. El científico  italiano G. Borelli ( 28/1/1608, Nápoles, hora desconocida), plantea una atracción natural de los planetas al sol, sin embargo mantiene una especia de  “anima matrix” a la que le  agrega una segunda fuerza porque pensaba que la inercia del movimiento planetario haría que éste prosiguiera su camino en línea recta.[2]

    El mismo año de 1666, Robert Hooke (18/7/1635, Freshwater, England, 12,6, fuente astrotheme.fr )[3] logra mostrar el completo paralelismo de los movimientos celeste y terrestre.  Él plantea una fuerza atractiva entre el sol y cada uno de los planetas, diferente de la kepleriana. En una conferencia dada ese año en la Royal Society, para explicar el movimiento planetario utiliza un péndulo  especial cónico que aplicándole la fuerza teóricamente propuesta  se comportaba como un planeta girando alrededor del sol, constituyendo un ejemplo de la nueva mecánica aplicada, tanto a los problemas terrestres (péndulo, proyectiles) como a los celestes, con lo cual cae la dicotomía tierra-cielo del anterior paradigma, siendo tal vez uno de los efectos positivos de la caída de Sagitario en X, unificando el mundo material (pero junto a la pérdida de los metafísico-simbólico).
En 1666, se repite el aspecto, esta vez de 15º, entre el ASP (8º’ Sagitario) y el CG. (22º12’, Sagitario, orbe 48’), confirmando la tendencia anterior dado que ese año se funda la Academia de Ciencias de Francia y se expulsa a la Astrología de la Universidad en ese país.

   Recapitulando los tres autores citados: Descartes, Borelli y Hooke abordaron el problema de la atracción de los cuerpos, en especial la atracción al sol, de diferentes maneras: para el filósofo francés los choques corpusculares empujaban los planetas hacia el sol. El napolitano planteaba la tendencia natural a moverse hacia el sol y Hooke planteaba una atracción mutua e intrínseca..

    En 1674, el mismo Hooke, le da un giro nuevo planteando una fuerza que, siguiendo los postulados cartesianos y su propio accionar de 1666,  era la misma que atraía las piedras a la tierra o los planetas al sol. La obra llamada:”An Attempt to prove the motion of the Herat from observations”, plantea las ideas que luego Newton dará forma definitiva. En 1679, en un intercambio epistolar con Newton, Hooke sugiere que esta fuerza de atracción varía con la razón inversa del cuadrado de las distancias, pero le plantea que no tiene la habilidad matemática para darle una expresión cuantitativa exacta. Newton[4], que formuló  con esta sugerencia la ley de gravitación universal, negó luego conocerla, dándole forma en noviembre de 1684 en “De Motu”; los “Principia matemática” de 1687, su obra más reconocida,  son una ampliación de este escrito.

    Más allá de la controversia entre ambos autores, desde el punto de vista galáctico tratado en 1674 y 1679, el ASP (9º22, 10º12’ Sagitario) hacía quintil con el SCG (27º18’, 27º22’, orbes 18’ y 54’) y el aspecto de 18º al  Ápex ( 27º54’, 27º58’, orbes 32’ y 14’), aspecto que se mantiene en 1684 (28º2’, orbe 1º1’). En 1687 es el aspecto de 75º del ASP (11º33’ Virgo) al SCG (27º25’, orbe 52’) el que refleja sincronísticamente las nuevas leyes de atracción  que gobiernan al mundo. El orbe de quintil  espeja el proceso creativo de elaboración de las leyes que dividirán finalmente (Ápex) el mundo renacentista cualitativo del mecanicista del período de Sagitario, estableciéndose las leyes definitivas que dan estabilidad (75º aspecto de la serie de 15º, ligada a Venus).

    Por otro lado podemos apreciar la diferencia con los aspectos del CG que colaboraron con la ortodoxia en la misma lucha que sugieren estos aspectos ¿En qué radica la distinción? Me referiré con suma brevedad, el Dios que planteaba Newton era un Dios ordenador con sus leyes y sujeto a ellas y no intervencionista como el de la tradición cristiana, por lo tanto responde a la imagen arquetípica de  un Dios (Sagitario) en caída  de su poder (X) de intervención. Este nuevo orden fue utilizado por los llamados deístas, de gran influencia en los movimientos de independencia posteriores, para su llamada “Religión Natural” donde, en una variante gnóstica moderna (SCG), se tenía la experiencia personal y no se seguía un libro o dogma, era una religión de la razón y caen la revelación, la profecía y el intervencionismo divino (Sagitario X)

    Las consecuencias políticas de este nuevo orden universal resultan: la caída del poder religioso (Sagitario en X) con la formación de los estados y la figura solar del Rey, asociada ahora al nuevo sistema planetario, manteniendo el orden. El historiador Toulmin lo explica: “Lo que es Dios para la Naturaleza lo es el rey para el estado. Nada más justo y saludable, pues, que el hecho de que una nación moderna modele su organización estatal sobre las estructuras que Dios nos deja ver en el mundo de la astronomía. El Rey Sol ostenta su autoridad sobre sucesivos círculos de súbditos, todos los cuales conocen perfectamente el lugar que ocupan y se mantienen  en sus propias y respectivas órbitas”[5]

    Podemos observar además la pervivencia del simbolismo astrológico solar del Rey y de Centro por debajo de la racionalización desmitologizante. Las consecuencias finales de la Revolución Copernicana en el nivel social nos muestra esta faceta donde aparece una vez más la lucha religiosa y el andamiaje de quien detenta el poder  a través de una batalla de ideas ortodoxas (CG) y heterodoxas (SCG)  y su resolución (Apex). Expresado en el lenguaje de Kuhn entre la tradición (CG),el nuevo paradigma emergente (SCG) y las luchas resultantes entre ambos (Ápex).


A modo de síntesis:

    A lo largo de la exposición pudimos apreciar la coincidencia más que llamativa entre los sucesos vinculados a  la llamada Revolución Copernicana, sus antecedentes y continuadores, con la acción de los puntos galácticos en especial el SCG, asociado significativamente dada su característica revolucionaria-herética.

    Recapitulemos brevemente: con  la conjunción (1200-1212) resurge el interés por la naturaleza y San Francisco lo expresa en una “coincidencia oppositorum” (coincidencia de opuestos) propio de este aspecto, en una forma mística como amor a la naturaleza y veneración al “Hermano Sol”, reeditando los antiguos ritos paganos. Con el de 18º, nace Oresme (1323) quien argumenta a favor del heliocentrismo con posterioridad. Con el semisextil, hace lo propio Nicolás de Cusa (1401) quien con el semiquintil expone su universo infinito en la “Docta Ignorancia” (1440). Con el noni,l (1459) Ficino inaugura la Academia Florentina donde las ideas pitagóricas-herméticas encuentran su lugar de desarrollo y nace Copérnico (1473). El propio Ficino coagula sus idea heliocéntrica en “De Sole”(1494), con la semicuadratura, aspecto  con que Copérnico expone las siete tesis en el “Comentariolus” (1502), tomando forma definitiva con el septil en 1543 con “De Revolutionis.

     Con el septil ASP-SCG aparecen las críticas de Lucero y Tolesani, con ese aspecto nace Thomas Digges quien será el populizador del sistema y el primero que lo difunda en habla inglesa. También nace Tycho Brahe quien combate al copernicanismo pero hace caer la idea de la inmutabilidad de los cielos. Con el semisextil ASP-CG, el padre de éste Leonard, publica su almanaque sosteniendo el sistema ptolemáico,  Recorde en su “Castle” muestra la dificultad de mover los prejuicios fuertemente arraigados en la psique colectiva y la Universidad de Salamanca – a lo que se le suma el semiquintil al Ápex- intenta con poca suerte impartir el sistema copernicana en sus aulas demostrando lo que el personaje de Recorde señalara en su diálogo coincidiendo con la dinámica del CG y su fijación ortodoxa.

    Durante el mismo semisextil se produce la bula de excomunión papal al clero anglicano que influirá en detener el proyecto de Dee, años más tarde en reformar el calendario juliano con el método copernicano.

    Con el sextil del ASP-SCG, Benedetti defiende el sistema al igual que Giordano Bruno y Maestlin, maestro de Kepler lo comienza a impartir en la Universidad de Tubingia. Christopher Rothman lo defiende en una polémica epistolar con Brahe  y Thomas de Brundeville, casi en el partil del aspecto, es el único que lo ataca tan ambiguamente que parece reconocer implícitamente su validez. Con este mismo aspecto Gilbert quien apoya a Copérnico defiende en forma colateral sus ideas en su obra fundamental “De Magneto”. El mismo año de su publicación, 1600, y aunque no lo fue por causa de sus ideas heréticas de un universo infinito, Giordano Bruno es quemado en la hoguera, transformándose en el primer mártir del nuevo conocimiento emergente. Brahe realiza sus estudios sobre los cometas y en 1588 presenta su sistema propio. Kepler escribe su Misterio Cosmográfico, defendiendo y ampliando el sistema copernicano.

    Con el semisextil del ASP al Ápex, Kepler enuncia sus dos primeras leyes culminando todos los elementos de la hoy llamada Revolución Copernicana, ausentes en la primitiva obra de Copérnico (eliminación de epiciclos, excéntricas, esferas cristalinas, inmutabilidad de los cielos). Con el mismo aspecto se descubre el telescopio que Galileo utilizará como instrumento de propaganda de esta revolución.

   Las nuevas ideas se completarán en el siguiente período de Sagitario con la alianza entre el mecanicismo cartesiano y la Iglesia (ASP 18º CG). Con el aspecto de 15º (1666) la exposición de Robert Hooke utilizando el péndulo cónico para demostrar la órbita de un planeta atraido por el sol encontrando el paralelismo entre lo celeste y lo terrestre. Se produce la creación de la Academia de Ciencias de Francia y la expulsión de la Astrología de la Universidad.

  Con el quintil al SCG, Hooke expone sus nuevas ideas sobre la gravitación en  “An Attemp…” (1674) y luego escribe a Newton (1679) la proporción con la que variaría la fuerza gravitatoria: la razón inversa del cuadrado de las distancias. Newton las hace conocer, desarrollando la matemática para poder demostrar esta idea, en forma definitiva en 1687 en su “Principia” con el aspecto de 75º. Este nuevo orden del Universo llevará no sólo cambios filosóficos, sino también religiosos y políticos, siendo el basamento ideológico del nuevo orden (Sagitario X) emergente.

    El historiador Toulmin nos muestra estas consecuencias:”El sistema global de ideas de la naturaleza y la humanidad que formó el andamiaje de la modernidad fue, así, un mecanismo social y político, además de científico, que prestaba legitimidad divina al orden político de la nación-estado soberana “(Sagitario en X!!!). [6]

     Si seguimos la línea del SCG interpretando la conjunción como unión de los opuestos y, como plantea Eliade, la perfección de los comienzos, quien pudiera haber imaginado que de la prédica de un monje que intentaba rescatar a la Iglesia de su irremediable decadencia aunando la Naturaleza y venerando al “Hermano Sol”,  hubiera desembarcado en un sistema donde desde el Rey Sol se intentara controlar a la naturaleza, a los súbditos y al alma humana. Como diría Peguy, siguiendo la pauta mítica de la degradación del tiempo, “Todo empieza en misticismo todo termina en política”, por ello no es extraño que en la cuadratura del ASP con el SCG, la cabeza del Rey ruede con una nueva Revolución., pero como en los mitos, es otra historia…

      La aplicación de los puntos galácticos a los procesos colectivos de larga duración se muestra una vez más, como en mi trabajo del 2009 sobre el Cristianismo, apto para discernir su basamento arquetípico  En las cartas individuales nos ayuda a comprender la implicancia individual en estos procesos y, especialmente en el caso de Galileo con el SCG, como alguien cuya tierra está ausente desarrolla perfectamente este elemento, sin tener que apelar a teorías “ad hoc”, como los epiciclos ptolemáicos, para entender su funcionamiento. [7]

   Por último la aplicación de la sencilla técnica del Sol PS, resulta fecunda para entender rápidamente el proceso personal complementando a las otras técnicas astrológicas que requieren de cálculos más complejos.

                                             -------------------------

Bibliografía


1)      Berman M., El Reencantamiento del Mundo, Cuatro Vientos, Chile, 1987

2)      Burckhardt J., La Cultura del Renacimiento en Italia, Obras Maestras, Barcelona, 1946

3)      Chislovsky A., Los Puntos Galácticos, el Eón de Piscis y el Cristianismo, Ibérico 2009

4)             “             El Mito Solar y el Proceso de Individuación, Ibérico 2008

5)             “          , Marsilio Ficino, La Vista y los Furores Divinos, GEA 2006

6)      Debus A, El Hombre y la Naturaleza en el Renacimiento, FCE, México, 1985.

7)      Enciclopedia Británica 2007, Edición Digital.

8)      Geymonat L, Historia de la Filosofía y la Ciencia, Península, Barcelona, 1998

9)      Kuhn T., La Revolución Copernicana, T. I y II, Hyspamérica, Madrid, 1985

10)  Marías J, Historia de la Filosofía, Revista de Occidente, Madrid, 1963

11)  Rossi P., La nascita de la Scienza moderna in Europa, Laterza, Roma, 1997

12)  Tierney B, Dinámica y Análisis de los Aspectos, Revista Mercurio 3, Barcelona, 1990

13)  The Journal of  the Learning Sciencies 6, 1997, edición digital.

14)  Toumlin S., Cosmópolis, Península, Barcelona, 2001

15)  Wiikipedia, edición online.





Apéndice I: Tablas de posición de los Puntos Galácticos

Adjunto la tabla de posiciones de estos puntos tal como las expone Harvey en el artículo citado, o sea 2000-1400. Los demás años han sido calculado en base a esta tabla con un error posible de +- 5’, dado que Harvey señala un movimiento, cada centuria, entre 1º 24’ y en algunos 1º 23’, uniformé el criterio en 1º 24’, de allí el error posible, representando 5 años en 1400 años.
                        C.G                                 -     Apex                                           S.C.G.

2000            27º 02’ Sagitario                       2º 27’Capricornio                        1º 47’Libra

1900             25º 28’                                      1º 03’                                           0º 23’

1800             24º 04’                                    29º 39’Sagitario                          28º 59’Virgo

1700             22º 41’                                    28º 16’                                        27º 36’

1600             21º 17’                                     26º 52’                                       26º 12’

1500             19º 53’                                     25º 28’                                       24º 48’

1400             18º 29’                                     24º 04’                                       23º 24’

1300             17º 05’                                     22º 40’                                       22º

1200             15º 41’                                     21º 16’                                       20º 36’

1100             14º 17’                                     19º 52’                                       19º 12’

1000             12º 53’                                     18º 28’                                       17º 48’

900               11º 29’                                     17º 04’                                       16º 24’

800               10º 05’                                    15º 40’                                        15º

700                 8º 41’                                    14º 16’                                        13º 36’

600                 7º 17’                                    12º 52’                                        12º 12’

500                 5º 53’                                    11º 28’                                        10º 48’

400                 4º 29’                                    10º 04’                                        9º 24’

300                 3º 05’                                     8º 40’                                        8º

200                 1º 41’                                     7º 16’                                        6º 36’

100                 0º 17’                                      5º 52’                                         5º 12’

0                    28º 53’ Escorpio                      4º 28’                                        3º 48’

Apéndice II: Ejemplo de Cálculo

Cálculo de los Puntos Galácticos:

Se trata de una regla de tres simple. Por ejemplo quiero calcular la posición para el año 1075:

                                 100 años:  1º 24’
                                   75 años:  x            a lo cual sigue: 84’x 75%100: 63’ o sea 1º 3’

utilizando la tabla para el C.G.: año 1000:  12º 53’ Sagitario

                                                   año 1075:  13º 56’ Sagitario

Cálculo del A.S.P.

Tomemos el mismo ejemplo. Cada período es de 178.583 años, por lo tanto el movimiento por grado es de 5,952 años, que transformados en días resulta: 2172.7 días por grado. Tomando en consideración el 1075, tendríamos que ir al período Leo que abarca entre el 903.9 y el 1082.48.

Así  tenemos: 1075      -903.9:            171.1 años

Sigue el simple cálculo:
 Si     5,952 años:         1º
                                         171,1 años:            x

Con lo cual se reduce a días: 171.1 x 365: 62451.5 días. Luego se divide por 2172.7 días (5,925años) y da como resultado en grados: 28,74º . Transformando 0,74 al sistema sexagesimal: 0,74 x 60: 44’ o sea : 28’44’ de Leo.




[1] . Había nacido el 31 de Marzo de 1596 (La Haye de Puits, Francia, 2 AM, fuente Marc Penfield, Compact Matriz)., coincidiendo con el sextil del ASP (26º16’ Escorpio) y el SCG(26º9’ Virgo, orbe 7’). La obra es entregada en febrero de 1643  a su editor, coincidiendo con el trígono del Sol (progresado por secundarias 26º 2’ Tauro, orbe 5’) al SCG, quien  en julio de 1643 comienza a imprimirlo  cuando el Sol PS hace sextil (Cáncer, 26º33’)  

[2] Borelli, nace con el trígono de Saturno (23º04’ Capricornio ) al SCG(26º19’, orbe 3º15’) y la conjunción de Venus (24º41’Sagitario) al Ápex (26º59’ Sagitario, orbe 2º18’).

[3] Hooke, había nacido con el sextil del Sol (25º24’ Cáncer), conjunto al MC (25º33’) , al SCG (26º41’, Virgo, orbe1º17’) y la conjunción del Ápex ( 27º’21’ Sagitario) a Saturno( 27º39’ Sagitario, orbe 18’) en III, expresándolos en sus escritos (III) y realizaciones (MC).
[4] Newton (4/1/1643, Woolsthorpe, 1, AM) había nacido al igual que Hooke, con el SCG (26º48’) en sextil al MC (26º25’, 23’, orbe), hacía también aspecto  de quincuncio al gobernante de tema Venus (27º11’ Acuario, orbe 23’’) y éste a su vez sextil al Apex (27º28’, orbe 17’) y el CG (21º53’Sagitario) en conjunción a Mercurio (20º55’, orbe 58’) en III, quizás podríamos aventurarnos a que su reconocimiento en sus ideas (Mercurio III)  más allá de la formulación matemática estuviera sincronísticamente  relacionada con la inserción dada por el CG. La misma controversia la tuvo con Leibniz con el  cálculo infinitesimal que descubrieron al mismo tiempo pero que se le atribuyó en primer medida y por muchos años sólo a él.
[5] Toulmin S., Cosmópolis, Península, Barcelona, 2001, pag. 182.
[6] Toulminf, loc. Cit., pag. 184
[7] Confirma lo que ya demostré en Marsilio Ficino, la Vista y los Furores Divinos, donde la débil posición en de Venus en Virgo (caída) al estar en conjunción con el SCG, sin embargo daba una fecunda teoría sobre el amor.

No hay comentarios: