martes, 6 de enero de 2015

A Propósito de las Fechas 6 de Enero o 21 de Marzo como día del Astrólogo


  





Esta pequeño artículo  lo publiqué  como nota adicional en mi biografía de Facebook en el 2012, como sigue vigente, le doy un espacio aquí en el blog.
 Cuando estaba escribiendo la reseña  para la película el Cuarto Mago olvidé agregar un detalle que me resulta interesante. Al hacerlo muchos ya habían ido al blog así que no lo leyeron por esta razón lo agrego como nota aquí. Como hace notar Jerry  Brignone (http://www.jbrignone.com.ar/diadelastrologo.html) la adopción del 6 de Enero como día del Astrólogo es de reciente data y fue propuesta por el astrólogo búlgaro (residente en Montevideo) Boris Cristoff., a diferencia de la comunidad no-hispano parlante que lo hace el 21 de Marzo. Indagando (más allá de la interpretación simbólica dada más arriba gracias a la polisemia del símbolo) Pude observar que Cristoff (22/9/1925, Sofía, Bulgaria, 9,08 GMT, dato extraído de su propia web http://www.boriscristoff.com.uy/cristoff.htm) es nieto de un sacerdote ortodoxo, y concurrió a una escuela religiosa en el nivel inicial.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Análisis del Cuento Sufi "Fátima, la Hilandera y la Tienda" (2º parte)




Nota aclaratoria:  El cuento y su análisis pertenecen a mi libro "Neurosis de Destino y Karma. Un estudio psicológico sobre el símbolo de Capricornio". Se respeta el texto original, junto a los números en las notas al pie. El texto completo estará disponible en versión e-book.

El relato comienza con la clásica travesía, el inicio en el viaje de la vida, pero Fátima, la protagonista, es impulsada por su padre, próspero hilandero, quien, hilando le define la meta y fin de su existencia.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Análisis del Cuento Sufi "Fátima, la Hilandera y la Tienda" (1º parte)


El cuadro de Velazquez "Las Hilanderas", referidas a las diosas del Destino que hilan, tejen y cortan el hilo de la Vida, nos muestra el hilo conductor de este hermoso cuento sufi que expone los distintos estadios del Proceso de Individuación de una mujer. En esta primera entrega nos deleitaremos con su lectura, en las siguientes aportaré un breve análisis. Desde el punto de vista astrológico podremos observar la incidencia del par de opuestos Capricornio-Cáncer.

lunes, 15 de septiembre de 2014

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL SIMBOLO DE LA MONTAÑA (4º Parte)



¿Montaña, estepa o desierto?

Llama la atención que el episodio relatado en Num. 20-12 sea de la llamada tradición sacerdotal, junto con los de Num. 22,28 y DT.34 de la misma tradición proviene la antigua denominación Yahvé: El Sadday (ak. Sâdû, montaña!) Así se le presenta a Abraham  (Gén. 17-1) Isaac (Gén. 28-3) y Jacob (Gén. 35-11) y luego en el relato sacerdotal de la vocación de Moisés: “Yo soy Yahvé, me aparecí a Abraham, Issac y a Jacob como El Sadday, pero mi nombre es Yahvé, no se lo dí a conocer” (Ex. 6,23).

domingo, 24 de agosto de 2014

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL SIMBOLO DE LA MONTAÑA (3º Parte)



II. La hipótesis del Contramito

Una posibilidad para tratar de responder a los cuestionamientos planteados es tal vez la necesidad de diferenciarse -a la manera de contramito- de las civilizaciones mesopotámicas y su mito de origen en la montana Anki (An: cielo; Ki: tierra). Los pueblos mesopotámicos reconstituían Ia fractura primignia alrededor del ziggurat, la montana cósmica.

domingo, 20 de julio de 2014

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL SIMBOLO DE LA MONTAÑA (2º Parte)



La montaña como ombligo y punto cosmogónico de la creación

Eliade (8) señala: "la cima de la montaña cósmica no sólo es el punto más alto de la tierra; es también el ombligo de la tierra, el punto donde la creación comenzó". De allí también la asocia­ ción con la región umbilical en las distintas denominaciones de las montañas sagradas.
El Dr. Kramer, citado por Campbell(2), en sus investigaciones sobre las tablillas sumerias encontró que el Cielo y la Tierra se representaban con el símbolo único de una montana cósmica, cuya base era el fondo de la tierra y su cima el cenit del cielo. La parte inferior, la Tierra (Ki) era femenina y la superior, el Cielo (An), masculina, denotando la naturaleza doble original en todo memento cosmogónico primordial, antes de la diferenciaci6n, "in illo tempore".

domingo, 6 de julio de 2014

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL SIMBOLO DE LA MONTAÑA (1º Parte)



Artículo publicado en  "Camino del Centro", Ed. Claridad, 1998.

Introducción
La montaña ha sido relacionada -dada su configuración­ desde los distintos enfoques tradicionales con el símbolo del centro y de altura. En cuanto alta, participa del símbolo de la trascendencia; como centro de hierofanías atmosféricas y de numerosas teofanías participa del símbolo de la manifestación.

             Estos aspectos: trascendencia y manifestación, la colocan como Iugar de encuentro entre el cielo (trascendencia) y la tierra (manifestación).

De allí que se la relacione también con el eje vertical (tierra-cielo) el símbolo de la escala y el esfuerzo efectuado desde el mundo manifiesto para trascenderlo, representado por la ascensión.

En la primera parte de este trabajo intentare desarrollar algunos aspectos del simbolismo y su relación con otros símbolos (ziggurat, agua, etcétera) y -deducido del lugar de unión del cielo y la tierra- como símbolo de la "coincidentia oppositorum".

En la segunda parte, me abocare a la evolución del símbolo dentro del marco del judaísmo, desde sus comienzos hasta el profeta Isaías.