martes, 4 de enero de 2011

Utopías del Renacimiento: una visión astrológica (2º parte)


Publicado en Mercurio3 Nº35, 2002, Barcelona

Antecedentes filosóficas y arquetípicos de la Obra de Moro:

En el punto anterior pudimos observar la influencia astrológica del ciclo Urano- Neptuno, combinado con la del mito de la Edad Dorada, relación en la que coinciden todos los estudiosos del tema.

Este mito nos agregaría dos elementos: Saturno, que comparte la regencia con Urano de Acuario, y , en forma más enigmática, la presencia de Astrea- Virgo, diosa que caminaba en la tierra en la Edad Dorada.

Además de estas influencias de orden arquetípico y por lo tanto inconscientes, el propio Moro reconoce la influencia de la República de Platón, al igual que todos los utópicos posteriores. En segundo lugar de la Ciudad de Dios de San Agustín; obra de la cual había dictado conferencias en Oxford en 1496. Por último, en su visión crítico satírica, se nota la influencia de Luciano de Samosata, autor traducido por él y Erasmo en 1499.

La pregunta surgida es si estos antecedentes conscientes responden a las mismas dominantes arquetípicas. Luciano es imposible de considerarlo, desde la perspectiva astrológica, dado que no se sabe con exactitud ni la fecha, ni el año de nacimiento. Al representar el lado crítico de la Utopía, su influencia no es tan poderosa como la de los demás.

De San Agustín conocemos los datos, pero por los alcances de este trabajo, no puedo considerarlo. Es muy interesante la confrontación, dado que en realidad la Utopía de Moro representa la salida del modelo agustiniano de la Ciudad Divina a la Ciudad del Hombre, pero por razones de espacio debo concentrarme en lo similar y dejar para otra ocasión lo antagónico.


Con Platón ocurre lo mismo que con Luciano. No conocemos la fecha exacta, se sabe que nació durante el verano del 428 a.C, en el transcurso de la 88º Olimpíada. Teniendo en cuenta que recién en sus diálogos intermedio se desprende de su maestro Sócrates( aunque continúa como protagonista y recién desaparece en Las Leyes, obra de su vejez)podemos tomar la carta de éste como fuente de estudio.

El motivo de esta aparente arbitrariedad, es la coincidencia de todos los estudiosos en el hecho del juicio y condena a Sócrates(399 a.C.) origina una marca profunda en Platón que influenciará en su vida y obra. Algunos consideran este episodio como una metáfora sobre el poder. Por esta razón, al plantear su proyecto político en “la República”, trata en profundidad el tema de la Justicia y se pregunta: ¿Qué es un estado justo? y ¿quién es un individuo justo?.

Como hace notar Jean Servier, Platón retoma- sin mencionarlo- a Hesíodo y el mito de las Edades, adaptadas a su sistema social.

Los gobernantes- los príncipes filósofos- llevarán a la ciudad de los Hombres, al estadio más alto, gracias al oro de su sabiduría. Sus guerreros, cuyo valor es de plata inalterable y el bronce sumado al hierro para los labriegos y artesanos.(República, 415,b) dando lugar a 4 castas hereditarias. Además incluye las cuatro virtudes tradicionales griegas: templanza(labriegos y artesanos), valor(guerreros ) y sabiduría(gobernantes). La cuarta- incluyendo a la sociedad en general- es la Justicia.

Aquí nos encontramos con la diosa Astrea o Iustitia como la denominaron posteriormente los romanos; ellos en el sentido de orden, de equidad como reinaba en la Edad Dorada.

La imposición de este orden virginiano, bajo la égida del gobernante-filósofo saturnino en castas desiguales, o en el extremo opuesto de la uniformidad neptuniana-pisciana, es la fuente de las rebeldías individuales uranianas, que en la práctica hicieron fracasar la aplicación de las utopías. Es el problema del paso de un orden arquetípico a-temporal a uno afectado por la historia.

Volviendo a lo anterior podemos observar- en una primera visión y recortando la amplitud de la República- la vinculación del mito de la Edad Dorada con el antecedente citado por Moro. ¿Podemos decir lo mismo de las dominantes astrológicas?.

La Conjunción del 403 a.C.:

En el año 403 a.C., el 15 de mayo se produce el partil de la conjunción de Urano y Neptuno en Géminis, siendo el vértice de la cruz en T con Plutón (1º,49 partil en Piscis) y Júpiter (3º de Virgo). Esta configuración impactaba sobre Urano natal en Virgo de Sócrates en el ascendente.

Cuatro años después, en el 399 a.C., ya con la conjunción a punto de separarse y sobre su Mercurio conj. Venus natal en Géminis, sería acusado de corromper (Neptuno) con sus ideas (Urano) a los jóvenes(Mercurio conj. Venus). El nuevo elemento sumado es la oposición de Plutón (condena a muerte) transitando por la casa VII(juicio público).

Un dato sorprendente es que este hecho, reflejado en forma sincronística por la conjunción, fue lo que impulsó a Platón para escribir su República con posteridad. Por otro lado, coincidencia significativa, Tomás Moro nació en el momento en que esta conjunción se volvía a realizar en el punto opuesto con un orbe de 2 grados. Podríamos especular con una complementariedad arquetípica de ambas obras y/o que la labor de Moro intenta compensar, quizás , algunos aspectos dejados de lado por la obra platónica.

La comparación astrológica realizada con Sócrates no sería ociosa. Ambos Sócrates y Moro, mueren víctimas de la arbitrariedad del poder. Eugenio Imaz comenta: “El humanismo representa uno de los momentos culminantes en la historia del pensamiento humano. Podríamos anunciarlo como el albor de la filosofía moderna y ponerlo en parangón con el de la filosofía griega, y a Moro, con su muerte, a la altura de Sócrates. Los dos mártires auténticos de la filosofía, testigos de la razón ante la razón de Estado, de la utopía ante la topía .”(7)


Atenas y Astrea

La conjunción del 403 a.C., realizada en Géminis, nos puede hablar de la división en pares de opuestos: mortal –inmortal, sombrío –luminoso, etc. propia del símbolo. Esto es lo que se registra en la obra platónica al confrontar sus dos modelos de Ciudad: Atenas y la Atlántida.

En Critias Platón nos dice: “Hefesto y Atenea- su hermana por provenir del mismo padre y por su amor a la sabiduría y a la ciencia se dedicaban a lo mismo-recibieron ambos esta región(Atica) como única parcela, apropiada y útil a la virtud y a la inteligencia, por naturaleza, implantaron hombres buenos, aborígenes e introdujeron un orden constitucional en su raciocinio”(109 c-d). Una reelaboración del mito de la Edad Dorada, en los pasajes siguientes muestra la degradación de estos seres, con la salvedad de la clase de los guerreros que viven en forma comunitaria. Este es el mito fundante de la ciudad de Atenas.

Pero Platón omite el mito de la disputa entre Poseidón- Neptuno y Atenea por la ciudad de Atenas. No podemos saber la razón, sin embargo este mito opera por debajo de la dicotomía planteada por él como se verá a continuación.

Este litigio lo ganaría el que aportara lo más útil para la ciudad. Neptuno arroja su tridente y hace surgir un lago-fuente, pero de agua salada, inasequible y dañina para el ser humano. Atenea hace brotar un olivo, un fruto de la tierra comestible. De esta forma gana la contienda y Neptuno se refugia en la Atlántida, más allá del mundo conocido, tras las columnas de Hércules. Desde el punto de vista psicológico el mito nos muestra a Atenea , la diosa del alma racional que logra coagular y dar forma a los contenidos del inconsciente adaptándolos a la vida cultural. Neptuno, por el contrario, es la desmesura- la hybris temida por los griegos- , la inflación por estos contenidos que puede resultar letal.

Platón desarrolla el mito de la ciudad justa, gobernada por la razón en la República, combinando la influencia de Astrea-Virgo y la compañera de los héroes, también virgen, Atenea, nacida de la cabeza de su padre Zeus. La razón debe dominar los bajos instintos. Atenea, con su dominio sobre los números, la literatura, las artes(función en la que tiende a reemplazar a las Musas) y en forma más estrecha con la Filosofía, es el puente hacia la Astrea celestial.

Platón la ensalzaba en la Academia, dadas estas virtudes que redirigían las fuerzas brutas heroicas hacia el ideal de Astrea. Por ello la vinculaba a la sabiduría del filósofo, que podría mediante las leyes justas, reencarnar el ideal de justicia de Astrea en los cielos, el hogar de Urano. Cabría hacerse la pregunta si este vínculo dual Atenea- Astrea, refleja- en el campo astrológico- la regencia y a la vez exaltación de Mercurio en Virgo; fenómeno que desde la perspectiva del mítico Mercurio no era muy comprensible. Ahora, la vinculación con la diosa celeste que mora en el cielo estrellado(Urano) nos haría más entender también la opinión de los astrólogos modernos acerca de la exaltación de Mercurio en Acuario.

Atenea parecería ocupar, al huir la diosa al cielo, el lugar discriminativo al Virgo terrenal. Si lo asociamos a sus virtudes guerreras, se comprende la asociación de Virgo y la casa VI con las fuerza armadas en la Astrología Mundial, deberían estar al servicio de la justicia. Aquí se combina el mito de origen dado por Platón , asociando a Atenea-ante la ausencia de Astrea- con Hefaistos el herrero cojo(los pies de Piscis), quien fabrica las armas y representa la habilidad manual de esta tipología celeste vinculada a Virgo.

Este doble aspecto de la diosa virginal, que une el cielo y la tierra, se ve reflejado en la posición de la ciudad alejada del turbio mar del Inconsciente pasional(Neptuno), proyectado sobre las culturas orientales con su desmesura y ansias de dominio. La Atenas de Platón vuelve a la agricultura y está lejos del intercambio comercial y de la conquista de otros pueblos.

En último lugar, pero no menos importante para la comprensión del eje cielo-tierra de la diosa virgen y la Edad Dorada.- la ciudad es como plantea Servier- analizando el libro X sobre el mito de Er- “ la matriz de la que escaparán las almas regeneradas por las leyes justas, dispuestas a afrontar el más allá, capaces de elegir, para una nueva vida terrestre, un destino armonioso y la compañía de un genio bueno.(..) Así las leyes de la ciudad la protegen de las impurezas de este mundo”(8).

Se combina el eje cielo- tierra de la diosa virgen (leyes que protegen contra las impurezas) con la meta a alcanzar : la salida al más allá, adquirir mayor conciencia para poder decidir un mejor destino. La meta – reflejada astrológicamente – de Virgo, considerándolo en posición ascendente es Géminis(MC natural). De ese trabajo de discriminación y purificación resultará que el alma se conecte con su parte inmortal conectada al saber o sucumba a lo mortal. (dualidad de Cástor y Pólux).

Platón nos muestra en forma metafórica, esta deducción simbólica- agregando el par Astrea-Atenea- Poseidón- en la República , al distinguir el alma racional por “ su amor al saber. Debemos reflexionar sobre las cosas a que se dirige y la compañías a las que aspira por su parentesco divino e inmortal y eterno, y sobre cómo habrá de ser cuando se consagre por entero a este fin y llevada por el mismo impulso se evada del mar en que ahora está sumida, sacudiéndose los guijarros y las conchas que la cubren por la necesidad en que se halla de alimentarse de cosas terrenas, costra espesa y grosera de tierra y de piedra, resultado de los banquetes presuntamente felices con los que se ha regalado.” (611, e- 612, a).

Atlántida y Neptuno

Por el contrario, la Atlántida es la antítesis de la Atenas sabia. En ese reparto señalado por Platón en el Critias, se le había adjudicado a Neptuno. Poseidón- Neptuno se une a Clito a la cual hace concebir 5 pares de Gemelos(Neptuno en Géminis!!), cada uno de ellos gobierna la 10 regiones en la que estaba dividida la isla.

A diferencia de Atenas , la sabia, está formada por recintos concéntricos a modo de defensa. Las tropas más seguras se encuentran en el interior. Los 10 reyes, a diferencia de los príncipes filósofos- ejercen la totalidad de los poderes y “pueden castigar y matar a quien quieren”(Critias, 119-c).

Su sabiduría era irracional, proveniente de la partícula divina de su progenitor Neptuno, pero las cruzas los fueron degenerando, cayendo en la desmesura(Critias, 121-b). Traducido al lenguaje psicológico, cayeron en la “hybris”, en la inflación que genera la soberbia y el aspecto correctivo del Inconsciente.

La asamblea de dioses( el aspecto compensador del Inconsciente, desde la óptica junguiana) ordena su destrucción y sobreviene el cataclismo que la hunde. Servier contrapone a la Atenas gobernada por el Príncipe –filósofo, la Atlántida de la monarquía de derecho divino, propia de Oriente, lo racional contra lo irracional. Atlántida está plagada de templos, Atenas no. Los atlantes son ricos propietarios de todos los tesoros de la tierra; los atenienses los desprecian y los ponen en común.

El ideal ateniense no necesita murallas, ni de reyes divinos, sólo el desarrollo de su alma racional a través de las leyes justas que controlan y guían- como el carro del Fedro- las pasiones corporales para poder alcanzar un mejor destino en el más allá.

Los atlantes han caído en la desmesura, atrapados por sus pasiones corporales, su psique ha caído en la soberbia y en el afán de dominio provocando la ira de los dioses(el factor compensador del arquetipo mayor: Sí Mismo, expresado psicológicamente).

¿Cómo vincular el simbolismo astrológico con estas deducciones?.



La antinomia príncipe –filósofo versus monarquía derecho divino nos retrata el par Acuario-Leo, donde Neptuno tiene su exaltación, pero esta desmesura supera con creces a la del Neptuno astrológico.

Volvamos a la configuración del momento de la conjunción. Encontramos a Atenas la justa representada por Júpiter(padre de Atenea) en Virgo, oponiéndose a Plutón en Piscis. Los atlantes en su afán de dominio, la plutocracia , su caída y desaparición están bien representados por Plutón en Piscis ambos cuadrados a la conjunción Urano-Neptuno.

Amplificando en un plano psicológico esta configuración nos da la pauta de la dualidad presente en el hombre reflejada en la concepción platónica: Mundo de las Ideas- Mundo Sensible. Por el lado de Júpiter la cuadratura marca la tensión y rigidez que generan las leyes justas en su aplicación, para alcanzar la meta trascendente(Urano –Neptuno). Por el lado de Plutón, las pasiones que atentan contra esta meta y lo regresan dolorosamente a la existencia.

Esta dicotomía entre lo racional (Virgo) – irracional(Piscis); entre Justicia(Júpiter Virgo) y afán de dominio(Plutón), entre renuncia a la propiedad privada(Júpiter) y desmesura plutocrática(Plutón)a es la que Platón refleja en sus dos ciudades como partes del alma humana. Pero él intenta eliminar el aspecto irracional hundiéndolo en el mar del Inconsciente, sujetándolo con un dique de férreas leyes. La Ciudad del Hombre racional liberado de sus pasiones ha nacido, pero ellas están allí, al acecho amenazando en las sombras al orden justo o contaminándolo sutilmente con sus tentaciones.


La Síntesis de Moro:

Los astrólogos coinciden en que la T cuadrada es completada y compensada en el punto opuesto al vértice. Tomás Moro nace con la conjunción en ese punto(2º grados de orbe). Casi dos mil años después, retoma el proyecto platónico, pero con una mayor integración de la dicotomía planteada por el filósofo griego.

Desde el aspecto formal, su Utopía tiene las características físicas de la Atlántida: es una isla y se halla más allá de las columnas de Hércules. Servier lo hace notar: “Utopia es la reconciliación de la ciudad de las leyes justas y de su rica enemiga la Atlántida. Como ésta, Utopía es una isla bien protegida, dotada de una poderosa fuerza naval; es rica en oro y en metales preciosos; pero al igual que la Atenas renovada de la República, se encuentra gobernada por leyes justas.”(9).

Un contemporáneo suyo, Maquiavello, escribe una obra en apariencia opuesta: el Príncipe( redactada casi en su totalidad en 1514 pero publicada en 1530), orientada hacia la búsqueda cínica de la eficacia política opuesta al humanismo evangelizante y moralizante de la Utopía.

Pero Moro, se revela como precursor – reflejando las ideas de la época- como un hombre de acción del siglo XVI. En su obra los utópicos para ganar las guerras apelan al soborno, al pago de mercenarios. En síntesis a la corrupción, la mentira, y la traición. Por esta razón el estudioso de las Utopías B. Baczo se interroga: ¿no se podría encontrar en el autor del Príncipe el esbozo de una utopía, de una comunidad justa y ordenada , y para la construcción de la cual debería aplicarse el ejercicio racional del arte de la política?”(10).

El elemento oscuro faltante en Atenas y proyectado a los atlantes es incorporado. La conjunción de Urano y Neptuno en Escorpio lo reflejan, y el fluido sextil de Plutón en Virgo(opuesto al de Piscis atlante) nos muestra la aceptación del “mal menor” dentro del esquema legal. Aunque todavía – dentro del esquema de la Utopía de Moro- el elemento oscuro está desplazado en su acción a las tropas mercenarias: la tribu de los “zapaletas”, quienes “se baten encarnizadamente y con una fidelidad insobornable a quienes les pagan”(11) y que no conocen otro “arte de vivir: dar muerte”(12). Ellos preservan a los “buenos” utópicos.

Recapitulando Moro integra- aunque en forma parcial- el elemento oscuro pasional plutoniano-escorpiano, escindido y proyectado en los atlantes(Plutón en Piscis) en Platón. Moro reflejando el movimiento celeste, lo integra a su Ciudad y su sistema legal(Neptuno-Urano en Escorpio sextil a Plutón en Virgo).

De este delicado equilibrio entre estos elementos luminosos y oscuros dependerá que la Utopía se manifieste como tal en su humanismo evangelizante, con algún elemento oscuro menor – el “mal necesario”- o este se desequilibre dando lugar a la llamada Antiutopía. Lo sombrío avasalla a lo luminoso, la voluntad de dominio Atlante surge y la clase dominante plutocrática avasalla la individualidad y masifica a las personas reduciéndolos a diferentes formas de esclavitud, sustentadas por el marco legal.

continúa en la III parte.

1 comentario:

Marta dijo...

Hola,
Ufff! Que hay para pensar en esta entrada!
Se me presentó una imagen, la asamblea de dioses reunida para enjuiciar al sol, y al sol presentando su caso. La asamblea decide, ¿darán las llaves al sol?

Es un sueño que tuve, y el juicio se llevó a cabo luego de haber vaciado con la ayuda de mucha gente que venia conmigo un vagón de carga detenido en una estación, y encontrado una puerta cerrada con llave detrás del montón de cosas que se habían cargado en él. jajajaj!

Sé que por mí intercedió una mujer alta y erguida que me sonrió cuando presenté mi caso, aunque no estuve presente en la deliberación de los dioses. Me dieron un manojo de llaves, una de ellas sirvió.
Entramos a una habitación grande y luminosa, con luz de sol, y ventanales al jardín con viento y ruido a mar. Allí todos estudiaríamos y viviríamos juntos. Será una forma distinta y mejor de vivir
Las demás llaves están en mi poder.
Supongo que las estoy usando mientras leo su entrada.

Tal vez no publique este comentario, porque es bastante improcedente. Pero no pude resistir el comunicarle lo que comprendí al leer la entrada.

Un saludo afectuoso